Learning to thrive in the new life Jesus offers us – 2 Corinthians 5:16-17

La Imagen de la Mujer en la Biblia y la Inspiración Bíblica

Miriam, from a painting by Anselm Friedrich Feuerbach

This article was originally written in English and is posted here.
Más artículos en Español aquí

Una de las razones por las que confío en la inspiración única de la Biblia es por lo que dice sobre las mujeres, o, mejor dicho, lo que no dice sobre las mujeres. La Biblia nunca dice que las mujeres como grupo son poco inteligentes, crédulas, fáciles de engañar, difíciles, emocionales,  desenfrenada sexualmente, tentadoras, malas, o inferiores a los hombres. De hecho, dice un montón de cosas buenas acerca de las mujeres.

En el Antiguo Testamento, muchas mujeres Bíblicas se describen como hermosas, inteligentes, valientes, ingeniosas y emprendedoras. Las Mujeres de la Biblia funcionaban como profetas, maestras, consejeras, líderes y libertadoras.

En el Nuevo Testamento se dice que el Salvador, el Hijo de Dios, vino al mundo a través de una mujer. ¡Que increíble! Y cada uno de los cuatro registros de los evangelios dicen que la primera persona que vio a Jesús resucitado, al comienzo de la era del Nuevo Convenio, fue una mujer.

Las mujeres nunca son mencionadas de una manera negativa en los Evangelios. Muchas mujeres de los Evangelios fueron fieles y devotas a Jesús. Algunas incluso viajaron con él y apoyaron su ministerio con su propio dinero. En las cartas del apóstol Pablo, varias mujeres se mencionan como ministras y colaboradoras del apóstol Pablo.

Esta imagen positiva de las mujeres en las Escrituras Bíblicas es notable teniendo en cuenta la cultura patriarcal de los tiempos de la Biblia y su escritura andro-céntrica.

Sí, hay algunas historias horribles en el Antiguo Testamento que implican el trato injusto y despreciable de ciertas mujeres. Los relatos bíblicos, sin embargo, no son parte de la enseñanza o de la Ley, y las injusticias y las atrocidades no son vistas como algo de buen ejemplo. (Yo entiendo sin embargo que principios se pueden extraer de las narraciones bíblicas.)

En contraste con la imagen de las mujeres de la Biblia, tan pronto como entras fuera del canon de la Escritura uno lee las más terribles generalizaciones sobre las mujeres. Algunas de estas cosas terribles incluso están enseñadas por los escritores y filósofos judíos y cristianos.

Ben Sira, un escritor Judío en 2BC, escribió en su trabajo apócrifo Eclesiástico ,que una buena esposa es una mujer silenciosa y que todas las mujeres tienen una disposición de libertinaje sexual (Eclesiástico 25:13-25, 26:13-16, 42:9 -11, 12-14). “Sostuvo que las mujeres en general constituyen una amenaza para la dignidad y el bienestar de los hombres y que la mayor amenaza proviene de la propia hija de un hombre.” (“Women in Second Temple Judaism” in The Eerdmans Dictionary of Early Judaism. transl.)

Un escritor judío desconocido, que también escribió  en 2BC, afirma que “las mujeres son malas … traicioneras … lujuriosas …” (Testamento de Rubén 2:13-16)

El filósofo judío Filón, escribiendo en  1AD, “… acepta la filosofía aristotélica de que la mujer es, en sí y por sí misma, inferior a la masculina. Él lo utilizó para explicar los relatos bíblicos alegóricamente. Las mujeres de la Biblia [pensó] representan los aspectos inferiores de la psique de una persona, es decir, los sentidos, mientras que las figuras masculinas representan la mente superior. La creación de la mujer, por ejemplo, se explica como una corrupción de la mente por parte de los sentidos (Opificio Mundi 59). (translation of “Women in Second Temple Judaism” in The Eerdmans Dictionary of Early Judaism. transl.)

Tertuliano, uno de los primeros escritos teólogos cristianos en 2-3AD, llama la mujer “la puerta del diablo”. Él tenía la opinión de que todas las mujeres son culpables de la Caída del Edén, y que las mujeres son especialmente culpables de la muerte de Jesús. (On the Apparel of Women, chapter 1.)

Hay numerosos ejemplos de la enseñanza machistas y destructivas por parte de los escritores no bíblicos tanto judíos como cristianos.

Los escritos bíblicos son andro-céntricos porque fueron escritos por los hombres en la cultura patriarcal del Antiguo Oriente. Y vemos en la Biblia que las mujeres, en general, no tienen las mismas libertades sociales que los hombres a causa de esta cultura patriarcal dominante. El patriarcado no es el ideal de Dios, sin embargo, utiliza la gente dentro de esta cultura para contar su historia. La Biblia, sin embargo, también fue inspirada por el Espíritu Santo asi que por lo tanto no hay en la Biblia ninguna de las duras generalizaciones machistas que prevalecen en los escritos no bíblicos (o extra-bíblicos).

Permítanme reiterar: La Biblia nunca dice que las mujeres son poco inteligentes, crédulas, engañosas, difíciles, emocionales, desenfrenadas sexualmente, tentadoras, malas, o inferiores a los hombres.

El mensaje principal acerca del género en la Biblia es; que las mujeres y los hombres son iguales y compatibles, y ambos han sido creados a imagen de Dios. Las mujeres no son de ninguna manera inferior, menos competentes o de menor valor que los hombres. Este mensaje revela la inspiración del Espíritu Santo. Este mensaje de verdadera igualdad y la reciprocidad entre hombres y mujeres es el mensaje que la Iglesia debe compartir y promover entre los suyos y también en el mundo. Este es el mensaje que quiero compartirles.

Estaré anuente a discutir los versículos bíblicos que aparecen machistas e injustos en la sección de comentarios a continuación. Otros lugares para debatir las mujeres bíblicas están en mi página de Facebook  newlife.id.au.

Además, si usted tiene una cita machista de parte de algún autor cristiano o judío por favor hágamelo saber. Aquí hay algunas citas machistas (en inglés ) de algunos Padres de Cristianismo

Post Script 6.5.13: Wendy Alsup ha hecho un buen trabajo al analizando el contexto de algunos de los pasajes del Antiguo Testamento más desagradables relacionados con la mujer aquí.

© 7 September del 2012 Margaret Mowczko
Traducción al Español: Andrea Carvajal E.

© 2009–2016   Margaret Mowczko | Powered by WordPress